Vota PSOE

Hoy hay más gente dispuesta a votar al PSOE. No hacen ruido, tuitean lo justo y puede, incluso, que no vean La Sexta; son personas que creen en las instituciones como camino para la transformación, que defienden, con más o menos cintura, una economía basada en la libertad de comprar y vender y que, respaldan, también con matizadas diferencias, la necesidad de que el estado no deje tirado en el subsuelo de la inexistencia a quien realmente lo necesita. Y hoy el PSOE está más cerca de volver a ser ese partido centrado en su socialdemocracia, abierto al futuro y no encerrado en el candado de su pasado de puños en alto y rosas marchitas, capaz de articular mayorías, ya sea en Cádiz o en Azpeitia.

Tiene razón Errejón cuando sitúa en el 15M el origen de la fractura socialista, pero no cuando se postula él, junto con su amigovio Iglesias, como la solución para esa brecha. Es cierto que el resurgir de los indignados como símbolo de esa mayoría perdida por el sistema provocó un desconcierto total en las estructuras del PSOE. Acostumbrados, como el PP, al sillón electoral, a la alfombra subvencionada y a los enchufismos bursátiles, se habían olvidado del sentido de su existencia, que no es otro que el de la transformación social desde la política. Al igual que el PP, aunque con errores distintos, los socialistas se habían instalado, cómodamente, en el triste espectáculo de un bipartidismo estructural absolutamente alejado del parado, el empresario, el pintor y el artista.

En lo que los dirigentes de Podemos se equivocan es en la solución. Quisieron devorar a las huestes de Ferraz como un Saturno ideológico; y a punto han estado de conseguirlo: los devaneos de Sánchez con el populismo y con los independentistas, coincidentes en su odio a la idea de nación y al indiscutible axioma de la libertad individual, han rozado la destrucción total del PSOE como partido central, como esa gran formación renovadora que, con sus muchos defectos, tan indispensable ha sido para la construcción de nuestra democracia. Ojalá el dantesco espectáculo del comité federal del sábado sirva, al menos, para que los socialistas españoles inicien el camino de vuelta a la sensatez. Seguro que entonces habrá muchos más españoles, pertenecientes a esa inmensa mayoría silenciosa que prefiere el cambio a la revolución, que se plantearán coger de nuevo la papeleta del PSOE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s